La apariencia y la comparación

Todo el mundo posee una característica que percibe como algo negativo, da igual si es pequeña o no,  porque normalmente tiene algo que ver con la apariencia. La verdad es que vivimos en un mundo donde la imagen es algo de gran importancia, ya que nos formamos la primera impresión de alguien al que conocimos según lo que vemos. Respecto a nuestra apariencia física, como sucede con cualquier aspecto de nosotros mismos, nuestro cerebro funciona por juzgarla según la apariencia de la otra gente. De esta manera , comenzamos a compararnos con otra gente aunque sean los amigos, los compañeros o en la mayoría de casos, los famosos.

celebridadLa popularidad y la obsesión acerca de la cultura de la celebridad comfirman que la imagen es todo. Sin embargo, la cultura de la celebridad es muy distorsionada y no nos da una impresión verdadera de la vida real ni de la gente real. Esto es algo peligroso para una sociedad con las conductas comparativas. El deseo de conseguir algo inalcanzable es el catalizador de los pensamientos negativos respecto a la autoimagen y esto puede afectar nuestra actitud mental en una serie de maneras.

Puede ser tan fácil contraer algún tipo de desorden a causa de fijarse en esta cultura. Un ejemplo es que una persona quiere primeramente imitar el peinado de una famosa de una revista, te parece inocuo ¿no? Pero luego es que esta persona puede seguir el régimen popular de esta famosa con la intención de conseguir su forma flaca, y en la circunstancia más extrema puede suceder que esta persona se vuelve preocupada con el peso y la estética. Esto hace surgir los trastornos mentales tales como la anorexia.  Lo peor es que estas personas son normalmente chicas jóvenes que nunca sacarán ninguna satisfacción de los resultados de estos comportamientos y por eso estos trastornossiguen agarrarlas. Al fin y al cabo, el mensaje de esto es sencillo: la imitación y la comparación sólo despiertan los sentimientos de la depresión y la envidia. Pero, ¿cómo paramos con estas conductas?

anorexiaParece que la idea de la comparación es un aspecto arraigado de nuestra conciencia y por eso es muy difícil combatirla. Estamos extremamente influenciados por las imágenes que vemos, especialmente en los medios de comunicación. De esta manera se puede decir que la prensa provoca el problema. No obstante ¿es justo decir que la cultura de la celebridad es culpable de los numerosos desórdenes alimenticios entre los jóvenes? Por un lado sí, sin embargo al mismo tiempo hay que considerar que estamos culpables también. Esta cultura es algo que adoramos. Es una gran fuente de entretenimiento y hay mucho interés acerca de los famosos y por eso continuamos alimentando esta industria. A lo mejor necesitamos observar a los modelos a imitar que representan el individualismo en vez de conformidad en cuanto al peso, el maquillaje y la ropa de marca. Pero lo más esencial es que nos distanciemos y nos demos cuenta de que los famosos son unas representaciones falsas.

En resumen, para desarrollar tu autoestima y tener confianza en tú mismo es importante enfocar en las diferencias positivas, lo que te diferencia del todo el resto del mundo. La comparación sólo conlleva los sentimientos deprimentes porque la verdad es que nadie puede ser completamente igual físicamente y mentalmente como otra persona. No significa que no podemos seguir el ejemplo de otras personas tales como las metas laborales, los sueños de ocio etc. Estas son realistas y alcanzables y de las cuales podemos sacar un sentido de satisfacción. Pero en términos de  la imagen física, la felicidad procede de aceptarte como individual, tus aspectos negativos además de positivos, y esto es uno de los fundamentos del entrenamiento en bienestar personal.bienestar

Felicidad en la juventud

juventudSe ha dicho tantas veces que la juventud es la mejor época de la vida. En la actualidad podemos volver al pasado con memorias cariñosas  y a menudo ansiamos regresar a la adolescencia, una época sin responsabilidad, estrés o preocupación. Sin embargo ¿puedes decir verdaderamente que sacaste la felicidad de tu juventud? Aunque los jóvenes no tienen responsabilidades tales como los hijos y el trabajo, el proceso del crecimiento y la madureza puede ser una etapa sumamente difícil, llena de ansiedad, cambio físico y baja autoestima.

En primer lugar, es necesario tener en cuenta la vida escolar. Parece que hay una división notable entre la gente que le encanta la escuela y la gente que quiere olvidarla completamente. En el instituto encontramos nuestro círculo de amigos, tenemos trabajo pero también disponemos de mucho tiempo libre para el ocio y la diversión. Todo esto suena genial. Sin embargo al otro lado, la vida escolar conlleva al extremo el acoso escolar, los sentimientos de preocupación, la dificultad de encontrar amigos que nos acepten. Además, la vida académica no solo trata de divertirnos, tenemos que tomar las decisiones importantes sobre el futuro tales como las elecciones de empleo. No siempre estamos listos para tomar dichas decisiones y esto provoca el estrés y la duda.

10SELFIMAGEAdemás de las expectativas académicas, hay el tema de la presión social. Antes de la madurez, todos tenemos la necesidad interna comuna para la conformidad. Por eso, las diferencias en cuanto a la apariencia, la riqueza y las aficiones siempre son aspectos negativos según los jóvenes. Durante la pubertad nuestros pensamientos se centran en compararnos con otras personas. No es una coincidencia  que la mayoría de los desórdenes alimentarios y los problemas con la autoimagen es predominante entre los adolescentes. Es decir, cuando una persona se de cuenta de la importancia de imagen en la sociedad a escala mundial, existe el riesgo de que la mente juvenil desequilibrado se vuelve obsesionada con la apariencia.

Otro aspecto que afecta nuestro bienestar y felicidad durante la juventud es la vida familiar. Los eventos que suceden dentro de nuestra familia forman una gran parte de nuestra infancia. Los aspectos familiares que afectan el estado de ánimo pueden incluir las relaciones con los miembros del hogar y las enfermedades de los parientes. Es más probable que una vida familiar estable con las relaciones amorosas formen una infancia más feliz que una infancia sin estos aspectos. Por desgracia muchos jóvenes experimentan los cambios y  las aflicciones dentro de su familia y es difícil ocuparse de estas nuevas experiencias de una manera positiva.

lisa-simpsonjklPor eso, la satisfacción de la juventud depende de cada persona como individual. Todo el mundo tiene un distinto punto de vista sobre su infancia y todo el mundo tiene distintas experiencias infantiles. A lo mejor, la única manera de disfrutar la felicidad de nuestra juventud es previa al evento. Sin embargo, por lo contrario, es posible decir también que podemos alcanzar la alegría por aprender de los eventos que ocurren a través de la adolescencia, positivos y negativos. De esta manera, es más probable que podamos poseer un punto de vista más positivo de nuestra juventud. Es una etapa esencial para llegar a la autorrealización de la madureza.

¿Cómo reflexionas  tu juventud?

Anna

y los pequeños detalles que hacen mi vida tan bella

Instituto Bienestar

bienestar y felicidad a tu alcance

Mariposa Inglesa

Experiencias de una estudiante inglesa en Barcelona

Raquel García Cruz

Community Manager Logroño - La Rioja

Lei si perde tra la folla

La condena del errante sentir

Creciendo Juntos

Psicología en Positivo para Mayores y Pequeños

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com